Mega Show

El sorprendente legado que Walter Olmos dejó en su cuarto antes de morir

La hermana del cantante reveló lo que encontró en la habitación del cantante catamarqueño, que cambió su vida para siempre.
por Redacción Rumbos twitter @RumbosDigital Septiembre 11, 2017

El 8 de septiembre de 2002, Walter Olmos moría en un hotel de San Cristobal, Buenos Aires. El cuartetero catamarqueño, que fue reconocido por muchos fanáticos como el sucesor de Rodrigo Bueno, escaló a la fama con la misma rapidez con la que todo terminó, tras ese disparo en la cabeza con un arma calibre 22. La versión policial dice que murió jugando a la “ruleta rusa”, pero es puesta en duda por la familia Olmos.

Durante años, su mamá Noemí quiso conservar la habitación de su hijo intacta. No dejaba que nadie ingrese ni toque nada. Pero un día, Morena Olmos, la hermana de Walter se animó a entrar y encontró algo que cambió su vida: dentro de una mochila, había un cuaderno con letras de canciones inéditas. Su amor por la música la llevó a terminar de cumplir lo que entendió como “el legado de su ángel”, grabando el material.

“Ella (su mamá) no quería mover nada del lugar y por eso lo cerró, quería que todo quedara tal cual como él lo dejó. Así fue por mucho tiempo… Un día estaba muy triste y elegí ese lugar para estar más tranquila, para pensar. Encontré un montón de cosas que no sabía que existían. De hecho, había una mochila con un cuaderno donde él dejó las canciones que iba a grabar en su próximo disco. Fue muy fuerte encontrar eso, sentí que era una señal importante”, contó Morena en diálogo con La Viola.

Asimismo, la chica aseguró que a la familia le encantó la idea de que ella termine lo que él dejó pendiente. “Después de mucho trabajo saqué mi disco en enero del año pasado, se llama Siempre estás aquí, y está dedicado a él. Grabé ‘Por lo que yo te quiero’ y también ‘Adónde va el amor’ y ‘Adónde estás’, que son las canciones que él no llegó a grabar”, concluyó.

Efecto Guasón: se tatuó labios y cejas, y el resultado no fue el esperado
Artículo anterior Efecto Guasón: se tatuó labios y cejas, y el resultado no fue el esperado
Artículo siguiente La curiosa historia de la salsa golf, el invento de un Premio Nobel argentino
La curiosa historia de la salsa golf, el invento de un Premio Nobel argentino