Culturas

Indonesia: La curiosa técnica con cuernos de búfalo que alertó a los médicos

Los especialistas han advertido sobre los riesgos de esta técnica utilizada por los curanderos callejeros de este país.
por Laura Piasek twitter Octubre 5, 2017

Desde hace tiempo que en Indonesia a nadie le asombra ver a teraperutas callejeros sirviéndose de cuernos de búfalo para aliviar el dolor de sus pacientes.

El método no es nuevo, y según indican los expertos ya en los textos literarios del año 1.550 antes de Cristo hay menciones sobre esta técnica que se basa en aplicar por succión al vacío elementos huecos sobre la piel del paciente, para después retirarlos y dejar sobre la misma llamativos círculos de color rojo.

Al parecer, esta “curación” -que dependiendo de la región también puede llevarse a cabo con vasos de vidrio- ayudaría a estimular el flujo de energía en todo el cuerpo, y por lo tanto sería de utilidad para aliviar diferentes malestares.

Sin embargo, desde el momento en el que este peculiar procedimiento se hizo conocido a nivel mundial por haber sido utilizado por una buena cantidad de estrellas de Hollywood y deportistas de la talla del nadador estadounidense Michael Phelps, las críticas no tardaron en hacerse escuchar.

De acuerdo con lo publicado por Daily Mail, diferentes médicos han salido a decir que no hay evidencia científica que asegure la efectividad de este tratamiento milenario, e incluso la Sociedad Británica de Succión ha desaconsejado su práctica por poder convertirse en fuente de infecciones.

Además, y como si fuera poco, ya se han registrado casos en los que los pacientes han quedado con severas lesiones cutáneas después de la succión. Una terapia sin dudas polémica y no apta para los más impresionables.

¿Qué pesa más: las milanesas de mamá o tu novia? La divertida discusión conyugal que se volvió viral
Artículo anterior ¿Qué pesa más: las milanesas de mamá o tu novia? La divertida discusión conyugal que se volvió viral
Artículo siguiente Glitter vaginal: los peligros de esta nueva tendencia
Glitter vaginal: los peligros de esta nueva tendencia