Culturas

En imagen: Santiago Calatrava y sus fabulosos edificios que ahora están ahora bajo la lupa

El arquitecto español, ícono de los comienzos del milenio, era la marca que todos querían tener hasta que comenzaron a aparecer las denuncias. 
por Redacción Rumbos twitter @RumbosDigital Octubre 10, 2017

Sus diseños brotaron como hongos durante los primeros años del siglo XXI en las principales ciudades del mundo (y en muchas no tan principales, también). Su nombre se conviritó en sinónimo de prestigio y modernidad, y los políticos hacían fila para encargarle el diseño de sus puentes y edificios de formas exóticas, casi siempre forrados de blanco, casi siempre llamativos y monumentales.

La arquitectura tiene también sus modas y sus ciclos y el de Calatrava no tardó demasiado en concluir. Por todas partes comenzaron a hacerse oir denuncias por retrasos, sobre costes escandalosos, rotura de estructuras, mecanismos aparentemente vanguardistas que dejaban de funcionar…

Su último intento por quedar en la historia fue el diseño del intercambiador de transportes del World Trade Center de Nueva York, levantado en el lugar donde estaban las Torres Gemelas. Pero su creación fue recibida con el apodo de “el puerco espín” y criticada por el New York Times y The Wall Street Journal, que lo llamó una “obra pública vergonzosa”.

Acusaron a Eva De Dominici usar mucho Photoshop y respondió furiosa
Artículo anterior Acusaron a Eva De Dominici usar mucho Photoshop y respondió furiosa
Artículo siguiente La dieta de un mes que es furor en Brasil y ya genera polémica entre los nutricionistas
La dieta de un mes que es furor en Brasil y ya genera polémica entre los nutricionistas