Viajes

Bariloche, la nueva meca gourmet

Cervezas artesanales, chocolates, trucha, hongos. La ciudad más sibarita de la Patagonia se reinventa a puro sabor.
por twitter Noviembre 20, 2017

Recetas ancestrales combinadas con los aportes de los pioneros inmigrantes, producción artesanal de cerveza, ahumados, vinos orgánicos y vinagres, especias, dulces, fruta fina, chocolates, aceites de oliva, pescados y hongos. La gastronomía de San Carlos de Bariloche invita a descubrir sus sabores típicos y disfrutar del talento de sus chefs y cerveceros, siempre en lugares de ensueño, con la mesa servida en una ventana con vistas al lago y las montañas. Cada año, la ciudad rionegrina celebra el Bariloche a la carta, un evento de una semana que ensalza la identidad gastronómica de la zona, a la vez que ofrece un circuito de restaurantes, cervecerías y productores con descuentos en los menús y los hoteles.

El restó de la China

Alta cocina y bodega de vinagres

Una de las novedades del circuito gastronómico de Bariloche es la inauguración de la nueva Casa Cassis, a metros del lago Gutiérrez. Mariana “China” Müller y Ernesto Wolf llevan más de 20 años recibiendo comensales en su restaurant, que ahora se ubica en su propia casa. El nuevo proyecto familiar se vincula más con una verdadera experiencia, ya que los visitantes pueden conocer también la huerta orgánica de la casa y la bodega de vinagres. Luego de una etapa de añejamiento en condiciones naturales del invierno patagónico, bajo la nieve, el proceso de obtención de vinagres incluye la fermentación alcohólica y acética. Se obtienen así dressings de cassis, sauco o frambuesa, ideales para combinar con ensaladas, quesos, carnes, postres y tragos. De paso por Bariloche también es un gran plan visitar el invernadero hidropónico Hidroflora, que es único en su tipo en el país. Su producción orgánica de hortalizas y flores está orientada al mercado gastronómico local. Se destacan las flores comestibles, entre ellas, caléndula, borrasca, capuchina roja y naranja, pensamientos y clavel enano japonés.

Refugio Berghof

Montaña, sabores, relax

Otro rincón obligado es el refugio Berghof, donde vivió uno de los pioneros de la ciudad y fundador del Club Andino Bariloche, Otto Meiling. El refugio está abierto todo el año y se puede acceder allí a pie, en teleférico o en auto. Su hermoso ventanal regala vistas panorámicas del lago Nahuel Huapi y la ciudad de Bariloche. En esas alturas se organizan encuentros gastronómicos y culturales nocturnos que son una delicia. Por ejemplo, el ciclo “Sturm und Drang” ofrece cenas con menú a la carta y músicos en vivo, así como traslados de ida y vuelta, ideal para relajarse y disfrutar de un buen vino sin tener que manejar. Situado a 1.200 msnm, el lugar además recibe a los visitantes con almuerzos y meriendas. También se puede disfrutar de una cerveza muy cerca del fogón y conocer la casa-museo de Meiling.

Trucha, bife, tocino

Los mejores platos para probar

Ojo de bife, tocino y cenizas de vegetales, flan y perlitas de hongos encurtidos con azafrán compusieron el delicioso plato que se llevó el premio de Oro en la cuarta edición del festival Bariloche a la carta. El plato fue elaborado por el hotel Llao Llao, liderado por el chef Federico Domínguez Fontán. En la categoría “entrada” ganó el restaurant de Villa Huinid, con su “curadito” de trucha con perfume de sauco, remolachas asadas, conserva de frambuesas y pepinos. El plato principal premiado fue del Casco Art Hotel: trucha con tibia ensalada de papines confitados, puerro, manzana y vegetales verdes. Sin duda, todos lugares para visitar.

El desafío de las 10 semanas de ejercicio que promete lograr el físico de Cristiano Ronaldo
Artículo anterior El desafío de las 10 semanas de ejercicio que promete lograr el físico de Cristiano Ronaldo
Artículo siguiente El curioso invento de McDonald’s para los que odian ensuciarse las manos
El curioso invento de McDonald’s para los que odian ensuciarse las manos