Culturas
¡No hay más excusas!

¿Beber para olvidar? La ciencia asegura que el alcohol solo refuerza los malos recuerdos

Un mito que duró años llegó a su final y los científicos te explican por qué. 

por Redacción Rumbos | twitter @RumbosDigital | Noviembre 23, 2017

“Tomo para no enamorarme, me enamoro para no tomar”, es una de las frases más cantadas de la música popular pero la ciencia logró un nuevo descubrimiento que la refuta: el alcohol no aleja las penas, sino que, por el contrario refuerza los malos recuerdos.

Un estudio publicado en la revista Translational Psychiatry, llevado a cabo por investigadores de la Universidad John Hopkins, de Baltimore (EE UU), hicieron este descubrimiento mediante una prueba con ratones. Dividieron a los animales de laboratorio en dos grupos: uno bebió agua durante dos horas y al otro le dieron grandes cantidades de alcohol en el mismo intervalo de tiempo.

Luego, a ambos grupos se les hizo escuchar un sonido concreto que iba seguido de una descarga eléctrica. Al día siguiente, los roedores escucharon el mismo sonido, solo que esta vez no estuvo seguido de la descarga. Los resultados mostraron que los ratones a los que habían emborrachado tenían más miedo (recordaban mejor la descarga) que aquellos que habían bebido agua.

La conclusión del trabajo es que el alcohol perpetúa la sensación de miedo: la extinción de este recuerdo requiere de receptores del neuotransmisor glutamato (una sustancia que está relacionada con la memoria), y cuando los compuestos del alcohol se unen a estos receptores, estos interfieren en las sinapsis (comunicación neuronal), provocando que los animales que han bebido alcohol “no se acostumbren al estímulo y no olviden su mala experiencia previa”.

Pero aun así, la idea de que beber para es un buen modo de alejar los malos recuerdos está tan extendida que incluso el estudio asegura que la mayoría de las personas afectadas por diversos traumas (entre un 60% y un 80%) ingieren alcohol compulsivamente. “Muchos de los pacientes con estrés postraumático se emborrachan con el fin de evadirse de la situación, olvidar o dormir con más facilidad”, añade Irima. Y los investigadores concluyen: “Si los efectos del alcohol en los recuerdos desagradables son similares en los humanos, nuestro trabajo podría ayudar a entender mejor cómo funcionan estas memorias y como enfocar mejor las terapias en personas que presentan estrés postraumático”.

¡A buscar otro camino!

Así es la cocina nikkei de Maido, el mejor restaurante de Latinoamérica
Artículo anterior Así es la cocina nikkei de Maido, el mejor restaurante de Latinoamérica
Artículo siguiente 7 señales por las que las mujeres piensan que un hombre es bueno en la cama
7 señales por las que las mujeres piensan que un hombre es bueno en la cama