Vida & Estilos

El drama de la mujer que nació con dos vaginas

Sufre una anomalía genética muy rara que para varios especialistas podría ser hereditaria.
por Redacción Rumbos twitter @RumbosDigital Diciembre 4, 2017

Nicole siempre supuso que tenía algo raro, porque sus períodos menstruales eran extraorinariamente largos y el dolor demasiado intenso.

Recién a los 17 años pudo confirmar sus sospechas, cuando le diagnosticaron una condición llamada doble útero que, en a veces, puede ocurrir que presente también una doble vagina.

Y ese justamente era el caso de Nicole.

También le explicaron que es una anomalía genética bastante rara y que podría ser hereditaria.

“Me sentía como un bicho raro. Cuándo el médico me lo dijo, pensaba, ¿y qué hago con esto?”, cuenta.

¿De qué se trata? En el feto femenino, el proceso de formación del utero concluye cuando se unen dos tubos pequeños.

Pero hay casos donde los los tubos no se unen en su totalidad y entonces un útero doble puede tener dos cuellos uterninos.

En muchos casos un tejido muy delgado divide la vagina, lo que resulta en dos aperturas vaginales.

El útero bicorne (nombre médico de la condición) se presenta en 4 de cada 1000 mujeres, lo que equivale al 0,4%.

En el caso de quienes tienen problemas de fertilidad, como abortos espontáneos recurrentes, partos prematuros y embarazos de alto riesgo.

Pero esos son números fríos, mientras que lo que cuenta Nicole es estremecedor.

“Mis menstruaciones duraban entre 7 y 28 días. En alguna oportunidad sangré por aproximadamente seis meses, con una breve pausa de un día o dos. A veces usaba dos pantalones porque los tampones y las toallas sanitarias no eran suficientes”, dice Nicole.

En 2004 se casó con Andy y quisieron tener hijos. Pero no fue posible.

“Tuve tres abortos involuntarios. Cuando querés quedar embarazada y no lo lográs, podés llegar a desesperarte. Te preguntás por qué te está pasando. He vivido etapas muy oscuras. Es una realidad que te deja sin energía”, indica Nicole. “Había momentos en los que no quería vivir… pero sabía que tenía que seguir adelante”.

Un día tomó la decisión más difícil: somterse a una histerectomía doble, para extraer sus dos úteros y sus dos cuellos uterinos.

“La doctora que me operó ha sido maravillosa, se dio cuenta de que ya no podía más y accedió a hacer el procedimiento. Ahora tengo una vagina normal“, cuenta la mujer.

Si bien la histerectomía siempre es el último recurso, en el caso de Nicole los tratamientos no funcionaron.

“Algún día adoptaré… espero que sea pronto”, concluye Nicole.

Las estrictas cláusulas de Esteban Lamothe para hacer presencias en boliches (y aún así tampoco asiste)
Artículo anterior Las estrictas cláusulas de Esteban Lamothe para hacer presencias en boliches (y aún así tampoco asiste)
Artículo siguiente No resucitar: el tatuaje que desató una gran batalla ética entre médicos
No resucitar: el tatuaje que desató una gran batalla ética entre médicos