Vida & Estilos

Los 10 trastornos mentales más extraños de la historia de la medicina

Patologías que parecen inspiradas en una película de ciencia ficción, demuestran por qué el cerebro humano puede transformarse en nuestro peor enemigo.
por Redacción Rumbos twitter @RumbosDigital Diciembre 4, 2017

Si pensabas que el síndrome de Estocolmo (por medio del cual la persona secuestrada muestra lealtad, simpatía e incluso conformidad con su secuestrador) o el síndrome de Diógenes (que hace que quienes lo padecen acumulen compulsivamente objetos y, en algunos casos particulares, animales –en ese caso se le llama síndrome de Noé-) eran de lo más extraño que íbas a escuchar, no vas a poder creer estas patologías.

1. Síndrome de París

Para los occidentales es considerada la ciudad del amor, pero los orientales no lo pasan tan bien allí. El síndrome de París es una patología que sufren exclusivamente los turistas japoneses que visitan esta ciudad francesa.

El paciente se vuelve incapaz de discutir, reprime los sentimientos de ira y luego experimenta una depresión severa.

Las cifras de los afectados son significativas: alrededor de una docena de nipones lo padecen cada año y se tiene que volver a su país natal.

La embajada japonesa tiene una línea telefónica disponible las 24 horas para los turistas que padezcan de este severo shock cultural y pueden aportar tratamiento hospitalario de emergencia si es necesario.

2. Síndrome de Stendhal

Es un trastorno que produce angustia, excitación alternante con depresión, obnubilación, temblor, palpitaciones, sudoración, zumbido de los oídos, mareos, confusión e incluso alucinaciones a personas que están admirando una obra de arte, se manifiesta habitualmente dentro de museos o lugares que presenten una gran cantidad de las mismas.

Se le dió el nombre a este síndrome después de que el famoso autor francés del siglo XIX Stendhal describiera su experiencia con este fenómeno durante su visita en 1817 a Florencia, en su libro “Nápoles y Florencia: Un viaje desde Milán hasta Reggio”.

3. Síndrome de Jerusalén

Si lo sentiste nombrar en un capítulo de Los Simpsons y pensate que era otra ocurrencia de Matt Groening estabas equivocado. Este trastorno se manifiesta en algunas personas que visitan la ciudad sagrada. Se caracteriza por un conjunto de reacciones mentales que giran en torno a la presencia de ideas religiosas obsesivas, ilusiones u otras experiencias psicóticas.

Afecta a todas las religiones por igual.

4. Síndrome de Capgras

Las personas que lo padecen se aferran a la creencia de que un pariente cercano (en general su pareja o cónyuge) ha sido reemplazado por un impostor de una apariencia idéntica. Es muy común en personas esquizofrénicas, pero también se puede manifestar en pacientes con otras patologías como demencia o lesión cerebral.

5. Síndrome de Pica

Se trata de la sensación de apetito compulsivo por alimentos no comestibles como ceniza de tabaco, carbón, tierra, tiza, pegamento, hielo o incluso cabello. Puede afectar a cualquier persona pero especialmente se manifiesta en mujeres embarazadas y niños, en especial aquellos que padecen desnutrición.

Este padecimiento es realmente peligroso porque es posible que la persona ingiera elementos que le generen obstrucciones intestinales, sangrado de estómago o incluso la muerte.

6. Síndrome de Alicia en el país de las maravillas

También se lo conoce como micropsia y es un desorden neurológico que afecta la percepción visual. Los sujetos ven los objetos mucho más pequeños de lo que en realidad son.

7. Síndrome de la mano ajena

Esta afección hace que la persona pierda el control de una de sus manos, la cual tiene “vida propia” y puede llegar a hacer lo que sea. También se lo conoce como síndrome de la mano anárquica o del Dr. Strangelove.

El paciente puede sentir tacto en la mano, pero creer que no es parte de su cuerpo y que no poseen control sobre sus movimientos (incluso no es consciente de lo que su mano realiza hasta que llama su atención). La única solución es mantenerla ocupada, por ejemplo sosteniendo algo.

8. Síndrome de Cotard

via GIPHY

La persona que padece esta patología cree que está muerta y que se está descomponiendo. Incluso puede afirmar que ha perdido su sangre y sus órganos. En algunos casos, llega a incluir ideas delirantes de inmortalidad.

Jules Cotard, fue un neurólogo francés que descubrió este trastorno y lo nombró como “le délire de négation” (“el delirio de negación”) en una conferencia en París en 1880.

9. Paramnesia Reduplicativa

Es una idea delirante por la cual la persona que lo padece cree que un lugar fue duplicado y existe en dos o más zonas simultáneamente. O, en algunos casos, los pacientes manifiestan que un sitio fue “reubicado” en otro lugar.

El término “paramnesia reduplicativa” fue usado por primera vez en 1903 por el neurólogo checoslovaco Arnold Pick para describir el trastorno que sufría uno de sus pacientes del cual se sospechaba que padecía Alzheimer y que insistía que lo habían sacado de la ciudad en la que estaba la clínica de este doctor para colocarlo en otra idéntica pero que estaba en un suburbio familiar.

10. Síndrome de Frégoli

via GIPHY

Es un raro trastorno que hace a la persona creer que distintos individuos se tratan en realidad de un mismo sujeto que cambia de apariencia.

El nombre está basado en el actor italiano Leopoldo Fregoli que fue famoso por su habilidad para hacer cambios rápidos de apariencia durante sus actuaciones.

Se documentó por primera vez en 1927 por dos psiquiatras que mostraban el caso de una mujer de 27 años que estaba totalmente convencida de que estaba siendo perseguida por dos actores con los que solía ir al teatro. Pensaba que esa gente “la perseguía de cerca, tomando la forma de gente que conocía”.

¿Alguna vez pensaste que tu mente podía llegar a engañarte así?

La nueva era de los viajes al cosmos llegó: ¿estamos listos para ir a Marte?
Artículo anterior La nueva era de los viajes al cosmos llegó: ¿estamos listos para ir a Marte?
Artículo siguiente El culebrón del momento: Luciana Salazar y Martín Redrado, la historia oculta
El culebrón del momento: Luciana Salazar y Martín Redrado, la historia oculta