Culturas

Por este extraño motivo sólo los ciegos pueden ser masajistas en Corea del Sur

Una polémica ley que rige desde hace más de un siglo autoriza sólo a  las personas no videntes a ejercer el oficio.

por Redacción Rumbos | twitter @RumbosDigital | Enero 4, 2018

Entre los requisitos para convertirse en masajista certificado, en Corea del Sur existe desde hace años uno impensado: ser no vidente. Y es que ya desde 1913, las autoridades del país asiático promulgaron una ley por la que autorizaban a ejercer este respetado oficio solamente a las personas ciegas.

Si bien la reglamentación ha conocido una breve interrupción al final de la Segunda Guerra Mundial, lo cierto es que se ha mantenido vigente e incluso por nuestros días los masajistas videntes que ofrecen sus servicios de manera ilegal corren el riesgo de pagar multas de hasta US$4.5000 y pasar tres años tras las rejas.

Aunque quienes en su momento impulsaron esta ley tuvieron como objetivo integrar a los no videntes en la sociedad, en la actualidad los detractores de la iniciativa se acumulan y el Tribunal Constitucional surcoreano ya ha debido rever los alcances de esta decisión en diversas oportunidades.

En su última sentencia sobre el tema, las autoridades volvieron a fallar a favor de los no videntes, asegurando que darles la exclusividad de dar masajes es la “única forma” de asegurarles un ingreso que les permita subsistir.

Pero este fallo lejos de calmar las aguas, reavivó la polémica. Y es que las peleas entre los masajistas que quieren que la ley continúe vigente y los que opinan que ha quedado antigua se han convertido en moneda corriente y todo indica que en los próximos años el problema no hará otra cosa que acrecentarse.

De acuerdo cifras publicadas por la BBC, al día de hoy en Corea del Sur existen 7 mil masajistas ciegos, frente a otros 12 mil sin problemas de visión que se esconden para ejercer su profesión.

Piscis
Artículo anterior Piscis
Artículo siguiente Se acabó el misterio: mirá qué cerebro madura más rápido
Se acabó el misterio: mirá qué cerebro madura más rápido