Cristina Bajo
BAJO RELIEVE

Vidas de mentira y verdad

 Entender cómo vivían, sufrían, amaban, odiaban y se desenvolvían personajes que desaparecieron en los siglos puede ser fascinante.

por Cristina Bajo | Enero 7, 2018

Las obras que hablan de las vidas de personas destacadas –biografías o biografías noveladas– son muy atractivas. Entender cómo vivían, sufrían, amaban, odiaban y se desenvolvían personajes que desaparecieron en los siglos, es lo fascinante de este género literario.

Y, ya casi en vacaciones, propongo algunos títulos interesantes. El primero se titula Grandes cartas de amor; un conjunto de cartas que, según anuncia la contratapa, “nos enseñan a amar, nos dan lecciones de dignidad, de pasión, de amorosa resignación; nos enseñan los caminos de la alegría, del deseo y de la pérdida”. Lo atrayente de estas cartas es que, entre sus autores y destinatarios, figuran monarcas y esclavos, escritores y músicos, poetas y comerciantes, científicos y militares.

Estas misivas comienzan con la primera declaración de amor hasta llegar a la despedida, y entre ellas, “cartas de cortejo, de amor platónico, de triángulos amorosos, de rupturas; de amores serenos o atormentados, pasiones no correspondidas y secretos prohibidos”.

Para que el lector se dé una idea, rescato algunos nombres: cartas entre la reina Victoria y el príncipe Alberto, entre Enrique VIII y sus amantes; de Freud, Marx y el zar Alejandro; de Napoleón a Désirée, Josefina y a su última mujer. También las hay de escritores aventureros como Jack London y Mark Twain, de músicos como Chopin y la novelista George Sand, y los poetas Elizabeth Barrett y Robert Browing: estas dos últimas parejas figuran en mi última novela, vinculadas con mis personajes de ficción. Cercanos al siglo XX, tenemos a Saint Exupéry y a Virginia Woolf. Las cartas de amor suponen un tema interesante para comprender mejor a estos personajes a quienes seguimos a través de su obra o de sus vidas.

El segundo libro que sugiero es Baron Biza -El inmoralista, por Christian Ferrer. El autor cuenta la trágica historia de Barón Biza y su amante Myriam Stefford –en recuerdo de la cual hizo levantar un extraño monumento fúnebre–; y su posterior enlace con una de las jóvenes más bellas de la sociedad de Córdoba –Clotilde Sabatini, profesora e historiadora–, hija don Amadeo Sabattini, gobernador de esta provincia. Recomiendo a Ferrer, quizá quien más ha estudiado sus vidas y el ataque del que ella fue víctima por parte de aquel “millonario terrateniente de pésima reputación”, que a continuación se suicidó. Esta historia tiene los ingredientes de una tragedia griega: sucedió a principios del siglo XX y se desplazó desde nuestra ciudad virreinal a Buenos Aires y a las glamorosas capitales de Europa. Mucho más triste fue el legado que, con sus hechos, Barón Biza dejó a los hijos que había tenido con Clotilde.

Si hacemos una visita a las librerías de usados, quizá demos con El diario secreto de Ana Bolena, de Robin Maxwell, una biografía novelada que comienza cuando su hija Isabel, ya coronada, recibe un diario que llevaba su madre secretamente en la corte de Enrique VIII.

En medio de las presiones de los hombres a los que tiene que dominar para reinar, la soberana descubre a esa madre casi desconocida (a quien nadie nombra en la corte, a pesar de que Enrique VIII ya está enterrado), y conocerá también los entretelones de su muerte. Se enterará del acoso de éste, la negativa de ella a convertirse en la amante, la ruptura con Roma, su nacimiento tildado de ilegítimo y las acusaciones que la llevarán al cadalso. Y quizá por todo esto, Isabel se convertirá en “la reina Virgen”.

Sugerencias:

1) Leamos biografías de nuestros próceres, nos ayudarán a entender a este país;

2) Busquemos en internet, donde podremos encontrar lo inconseguible. 

La fiesta del videojuego: la potencia del sector va por todo en el 2018
Artículo anterior La fiesta del videojuego: la potencia del sector va por todo en el 2018
Artículo siguiente El regreso de la carne: volver a la pastura para el consumo de carne consciente
El regreso de la carne: volver a la pastura para el consumo de carne consciente