Vida & Estilos
Casos extraordinarios

El caso de la joven que degusta alimentos con sólo escuchar palabras

Kathryn Jackson, una joven británica, sufre de una condición insólita que afecta a 1 persona cada 100 mil personas.

por Laura Piasek | Febrero 12, 2018

Nadie podría haber imaginado hace 22 años cuando Kathryn Jackson llegó al mundo que su vida estaría marcada por una extraña condición que le permitiría “degustar” alimentos con tan sólo escuchar o leer ciertas palabras.

Esta joven originaria de Nottingham, Gran Bretaña, ha sido diagnosticada desde su infancia con una enfermedad conocida con el nombre de sinestesia léxico-gustativa, y a través de la cual los sentidos funcionan entremezclados provocando reacciones asombrosas.

“Cada vez que oigo ‘John’ puedo degustar papas”, relataba a MailOnline. “Creo que tiene que ver con que John es el nombre de mi abuelo, y cuando era niña él me preparaba la cena de los domingos”.

Situaciones como ésta se repiten a diario en el cotidiano de Kathryn. Sin ir más lejos cada vez que escucha el nombre de su amiga Rory, la inglesa automáticamente saborea una zanahoria.

También los recuerdos de la infancia suelen ser otra fuente de conexiones increíbles.

“El nombre de la peluquera de mi abuela era Yvonne. Cada vez que oigo ese nombre, siento olor a cigarrillos y al de la laca”, agregaba la joven.

A pesar de que Kathryn ha aprendido a vivir con esta condición, no deja de reconocer que por momentos le resulta una traba a la hora de llevar adelante una vida normal.

“Cuando estoy leyendo, es muy difícil para mí concentrarme porque siempre habrá una palabra que hará que un sabor entre en mi boca”, explicaba. “Esto puede hacer que rápidamente tenga hambre, lo cual es molesto”.

El tipo de sinestesia más común es aquel que hace que la gente perciba palabras, letras y números con un color determinado. Sin embargo, el tipo de condición que sufre esta joven británica es atípica y sólo afecta a 1 persona cada 100 mil.

Hijos de Pinocho: ¿Por qué no podemos evitar decir mentiras?
Artículo anterior Hijos de Pinocho: ¿Por qué no podemos evitar decir mentiras?
Artículo siguiente La ciencia comprobó que quienes lloran con películas son los más fuertes
La ciencia comprobó que quienes lloran con películas son los más fuertes