Ciencia
Interesante

La razón por la que eligieron a Neil Armstrong para ir a la Luna

En una misión anterior, durante el Proyecto Gemini, el astronauta mostró una templanza increíble a la hora de solucionar un problema que podría haberle costado la vida.

por Víctor Laurencena | twitter @vlaurencena | Febrero 13, 2018

Cuando pensamos en la exploración espacial, la imagen que se nos viene a la mente suele ser la del hombre llegando a la Luna. Es decir, el Programa Apolo.

Sin embargo, antes del Programa Apolo, la NASA tuvo otros dos: el Proyecto Mercury, que se propuso llevar a un astronauta al espacio y traerlo de vuelta vivo; y el Programa Gemini, que se hizo para desarrollar la tecnología necesaria para realizar un encuentro y un acoplamiento espacial entre dos naves, que luego sería usada durante las misiones Apolo.

El primer atraque entre dos naves se realizó el 16 de mayo de 1966 con la Gemini 8, tripulada por Neil Armstrong (comandante) y David Scott (piloto), y un cohete Agena que había sido puesta en órbita para esta prueba.

La Gemini 8 consiguió efectivamente unirse con el Agena, pero después casi ocurre una tragedia.

Para la NASA, cumplir el objetivo era primordial, ya que los soviéticos todavía no habían hecho algo así y era un campo en el que se les podía ganar. Y también era vital para Armstrong y sus ambiciones como astronauta.

Recordemos que la URSS llevaba la delantera hasta ese momento, ya que fueron ellos los primeros en lanzar un satélite y en poner a un hombre en el espacio.

La unión de las naves se realizó con éxito y se estabilizaron sin problemas. Hasta ese momento era un éxito de la NASA. El problema comenzó media hora más tarde, cuando el conjunto Gemini-Agena empezó a desviarse.

Armstrong logró controlarlo pero, por una misteriosa razón, cuando soltaba el mando de control las naves volvían a desestabilizarse y moverse sin control, cada vez a mayor velocidad, algo que sólo podía ser corregido gastando grandes cantidades de combustible.

Armstrong y Scott probaron de todo para encontrar dónde estaba el error pero no lograban hallarlo. Para sumar otro inconveniente, el incidente comenzó cuando estaban arriba del Océano Índico y por eso sin contacto con tierra, por lo que ambos astronautas estaban solos con su problema en la inmensidad del espacio.

Sin embargo, en la última comunicación por radio, desde tierra les habían dicho que el Agena tenía algunos problemas, por lo que la tripulación sospechó que el problema venía de ahí, y no desde su cápsula.

Entonces decidieron desatracar, con la esperanza de que el problema no lo tuvieran ellos. Pero en el momento en que se soltaron, el movimiento de la Gemini 8 empeoró muchísimo. El problema eran ellos y ahora que estaban solos, el movimiento era mucho mayor ya que antes los frenaba el Agena, que tenía una masa bastante mayor que la cápsula.

Cada vez giraban más rápido y cuando pudieron comunicarse con tierra, Scott apenas podía hablar a causa de los violentos giros: “Estamos experimentando graves problemas aquí, nos tambaleamos sin parar y hemos desatracado del Agena.” Fue sólo para contarles en qué andaban, ya que allí arriba estaban solos y nadie podía hacer nada por ellos.

Ya giraban una vez por segundo, cada vez más rápido, y si no solucionaban pronto el problema, los dos tripulantes pronto perderían la visión, después la consciencia y finalmente la vida.

Y entonces Armstrong actuó brillantemente: primero desactivó unos motores que conformaban el sistema de orientación y maniobra orbital (OAMS, Orbit Attitude and Maneuvering System) y luego activó los dos sistemas de control de reacción (RCS, Reaction Control System).

Así pudo poner la situación bajo control. Pero eso no es todo.

La razón por la que eligieron a Neil Armstrong para ser el primer hombre en pisar la Luna

Mientras informaban lo ocurrido, los dos astronautas se propusieron averiguar cuál era el origen del problema.

Para eso, Armstrong activó uno por uno los motores cohete del sistema OAMS que había desactivado y descubrió que el problema estaba en el propulsor número ocho, posiblemente, a causa de un cortocircuito.

Con ese doble éxito (haber solucionado el problema y haber encontrado la razón), entraron a la Tierra y amerizaron en el Pacífico.

Durante el incidente, lejos de desesperarse, la tripulación se mostró calmada y con un comportamiento analítico ejemplar, lo que los llevó no solo a salvar su vida, sino a averiguar el origen del problema, algo altamente valorado por la NASA.

No es que haya sido la única razón para que Armstrong fue elegido, pero el acoplamiento de dos naves es un momento importantísimo en una misión a la Luna y él había demostrado ser el hombre indicado.

Por último, te dejamos este video sobre la misión en la que se pueden ver los giros de la Gemini 8 desde la ventanilla de Armstrong a partir del minuto 5:11. Luego, en el 5:19 la Gemini se desprende de la etapa Agena y se aprecia cómo la nave sigue girando a partir de ahí:

La efectiva solución noruega para acabar con la basura plástica en los océanos
Artículo anterior La efectiva solución noruega para acabar con la basura plástica en los océanos
Artículo siguiente 6 consejos para comprar en Internet de forma segura
6 consejos para comprar en Internet de forma segura