Vida & Estilos
Comportamientos

¿Qué hacer cuando no podemos salir del papel de víctima?

Cuando todos los males parecen provenir del exterior, es momento de hacerse cargo de uno mismo.

Febrero 13, 2018

Con frecuencia, los pacientes acuden a la consulta psicológica con un discurso que denota una posición pasiva frente a los otros y la realidad. Es común escucharlos quejándose de un millón de cosas que parecen sucederles solo a ellos; como si no existiera otro rol posible en este mundo que el de la víctima que no merece tanta injusticia y crueldad.

La maldad, la traición y el engaño sobrevuelan a estas personas para finalmente caer sobre sus cabezas, dejando en el lugar de culpables a los otros: parejas, padres, hermanos, amistades o compañeros de trabajo…

No es difícil advertir que estas personas encuentran, al menos inconscientemente, una cuota de beneficio en la queja recurrente; aunque esa recompensa no sea más que recibir la compasión ajena o mostrarse ante los otros como mártires.

Sin embargo, la angustia que sienten es real y desean despojarse de ella.

¿Qué ocurre cuando alguien que se siente así consulta a un psicoanalista?

Primero vendrá una catarsis con nuevas quejas sobre su mala fortuna y acusaciones para unos cuantos.

Luego, el psicoanalista procurará lograr en el consultante cierto grado de implicación.

¿Qué significa esto?

Ni más ni menos que el paciente deje de cuestionar a los otros para comenzar a cuestionarse a sí mismo. En otras palabras, que se pregunte qué tiene que ver él con esto que padece, qué cuota de responsabilidad tiene, por qué está permitiendo que tal cosa suceda, etcétera.

En resumidas cuentas, el psicoanalista le preguntará: “¿Qué tenés que ver vos con eso que te pasa?”.

No hay análisis posible si no logramos que el paciente se implique en aquello que le acontece. El único cambio que puede trabajarse en una terapia es el de la persona que consulta. Si el paciente es de esos seres que esperan que el cambio venga de afuera y de los demás, posiblemente malgaste su tiempo y energía en la consulta. Es cada paciente quien debe cambiar.

No obstante, es válido preguntarse: ¿Los otros, entonces, no lo harán? ¿No modificarán las conductas que molestan a los demás? No lo sabemos. Tal vez varíen su accionar a partir del propio cambio. Tal vez no. Tal vez deba el paciente dejar de relacionarse con ellos y pagar el precio de perder ciertos vínculos, lo que a veces resulta saludable. Pero más allá de estas posibilidades, hay algo indiscutible: el cambio propio es el camino; no se trata de cambiar a los otros, sino de cambiar uno frente a esos otros que no cambian.

Como individuo, el único cambio al que puedo aspirar es aquel que tiene que ver conmigo mismo. Y siempre seré responsable de lo que me pase, aunque más no sea por seguir permitiendo lo que ya no tolero. Hacerse cargo es la cuestión; y moverse… ¡no somos árboles!

(*) El autor de la nota es psicólogo y escribió el libro La mente en equilibrio (Ediciones B).

La historia de la agente del FBI que se enamoró del terrorista al que debía investigar
Artículo anterior La historia de la agente del FBI que se enamoró del terrorista al que debía investigar
Artículo siguiente El yoga cervecero es una realidad y todos queremos anotarnos
El yoga cervecero es una realidad y todos queremos anotarnos