Culturas

Una niña de 13 años logró impedir su propia boda en la India

Según Unicef, 12 millones de niñas (una de cada cinco en todo el mundo) son casadas cada año antes de cumplir los 18 años.

por Esperanza González | Marzo 10, 2018

En esta parte del mundo, el matrimonio es una práctica asociada a la adultez y ligada directamente a la posibilidad de elección de esos adultos. Los matrimonios arreglados resultan rarezas completamente ajenas a nuestra vida, sin embargo, en otras partes del planeta son una realidad, y lo que es más grave, involucran a menores de edad. La cifran son contundentes: según Unicef, 12 millones de niñas (una de cada cinco en todo el mundo) son casadas cada año antes de cumplir los 18 años.

En la India el matrimonio infantil está prohibido desde 2006, sin embargo es una práctica habitual y extendida en todo el país, aunque en las regiones más pobres el porcentaje de casos resulta abrumador. Por lo general, los padres arreglan estos matrimonios y buscan un marido para sus hijas porque ellos no pueden costear su mantenimiento.

La historia de Monika comenzó como la de una estas niñas, sólo que la de ella dio un giro particular ya que decidió sabotear su propia boda y evitar pasar el resto de su vida con un hombre al que no conocía.

La periodista de la BBC, Naomi Grimley, viajó a Bikaner, en el noroeste de India, para conocer y poder contar la historia de Monika, una niña de 13 años que debía casarse en noviembre pasado después de que sus padres le comunicaran un par de meses antes que habían encontrado un hombre para ella. El candidato elegido vivía a 200 kilómetros de su casa y, según le dijeron, “tenía 22 años, era muy amable, educado y trabajaba como obrero” recuerda Monika. Ella no lo conocería hasta el día de la boda, sus padres sólo le mostraron una foto.

La primera reacción de Monika fue obedecer y hacer lo que le decían sus padres, sin embargo las dudas comenzaron a aparecer a los pocos días del anuncio: “Sentía que era muy joven y que no debería casarme. Quería estudiar y ser maestra” explica en la entrevista que brindó a la BBC.

Monika y sus padres

Monika decidió hablar con sus padres y les dijo que no quería casarme: “Ellos me preguntaron por qué y yo les expliqué que una niña debería tener al menos 18 años. Monika tenía 13 años en el momento en que se iba a celebrar su matrimonio, aunque sus padres alegaban que tenía más de 17. Según explica la periodista en la nota, es habitual que en varias regiones de la India la edad de algunas personas no esté muy clara ya que los certificados de nacimiento no existen en las familias pobres como la de Monika.

Este matrimonio hubiera significado para Monika una vida de aislamiento en la casa de su futuro esposo, a cuatro horas en tren de la de suya. “Nadie me permitiría jugar o hablar y me tendría que encargar de todas las tareas del hogar. Mi familia política me obligaría a hacer montones de trabajos” explica la niña.

Por ese motivo, y pese a la firme decisión de sus padres, el día que debía concretarse la boda, y en medio de los preparativos, Monika marcó el número de Childline, una línea nacional de ayuda para niños, les contó su historia, y les pidió que detuvieran su boda.

La persona que respondió su llamado desde Delhi e intentó calmarla fue Preeti Yada, una de las responsables de la organización Urmul Trust, que le dijo: “No te preocupes, estamos de camino”.

“Teníamos un gran desafío ya que debíamos salvar a una niña en solo tres horas”, recuerda Preeti en la entrevista. Después de varios inconvenientes, Preeti se presentó junto con la policía local en la casa donde se iba a celebrar la boda. Monika ya tenía el vestido de bodas puesto. “Llevamos a los padres y abuelos de la niña a una habitación y les explicamos que no solo ella sufre por el matrimonio temprano, sino que también ellos podrían ser castigados por este delito”, explicó la mujer.

La policía tomó declaración escrita en la que sus padres se comprometían a no casar a la niña antes de los 18 años y les advirtieron que si lo volvían a intentar podrían ir a la cárcel.

La boda finalmente se canceló y Monika está convencida de haber hecho lo correcto. Incluso su madre está orgullosa de lo que hizo su hija: “Sí, me siento bien al respecto. Realmente me gusta que mi hija lo haya hecho. El cambio ha llegado para todos” admite Sita, la mamá de Monika.

Monika y sus padres

Hoy, Monika quiere regresar a la escuela, algo de lo que la organización Urmul Trust está tratando de solucionar, mientras tanto está feliz de haber podido de levantar la voz y rebelarse frente a esta terrible costumbre ancestral: “Tal vez alguna otra niña aprenda de mi caso y pueda también detener su matrimonio infantil. Y si ella no puede hacerlo, ¡yo misma la ayudaré!” relata emocionada.

Tags
¿Por qué tenemos menos sexo que en el siglo XX?
Artículo anterior ¿Por qué tenemos menos sexo que en el siglo XX?
Artículo siguiente La historia del bar irlandés que sirve cerveza hace 800 años
La historia del bar irlandés que sirve cerveza hace 800 años