Cristina Bajo
BAJO RELIEVE

De ayuno y en cuaresma

Cada tanto, podemos darnos el gusto de preparar platos deliciosos que, por lo caros, esquivamos comer todo el año.

por Cristina Bajo | Marzo 25, 2018

Siempre he sospechado que Leonardo Da Vinci tenía un cierto sentido del humor y de la desmesura, quizá debido a sus –algunos– alocados inventos o a su comportamiento con los poderosos.

Lo que les citaré no es propiamente de humor, pero sí una “humorada” que pudo costarle cara. En su libro Notas de cocina comenta desinhibidamente: “En cuaresma, Su Santidad come poco y mantiene una devota expresión en su semblante, pero luego abandona la mesa y se encamina a esa otra mesa que tiene en sus alojamientos privados (con una cocina completa, cocineros y también buenos manjares) y allí se atiborra de capón, codorniz y focha.” Y releyendo esto, recordé que se acerca Semana Santa y soy de aquellos que aún guardan –no rígidamente– los días de ayuno o abstinencia.

Si soy sincera, creo que lo que en verdad me tienta es eso de que, en determinadas fechas, podemos darnos el gusto de prepararnos platos que nos encantan y que, prudentemente, esquivamos consumirlos todo el año por lo caro que resultan. Como las recetas elaboradas con un buen bacalao nórdico en salazón.

La receta que les paso es con bacalao fresco, que también me gusta; sólo que el otro, en salazón, me recuerda a mamá, a mi abuelita y su añoranza de Cevico de la Torre, su pueblo. El de hoy, en cambio, es un plato tradicional de la cocina francesa.

Bacalao del prior

Ingredientes (6 ó 7 platos): 1 pieza de 1 y ½ kg de bacalao fresco; 1 taza de vino blanco o rosado; 100 g de manteca; 500 g de papas en rebanadas medianas; 1 zanahoria mediana en rodajas; 1 cebolla picada gruesa; 1 puerro, 2 cebollas de verdeo y 1 ramito de perejil picados; 1 pimiento rojo en tiras anchas; tomillo a gusto; 3 hojas de laurel; tostadas finas, 2 limones, sal y pimienta.

Se lava bien el bacalao y se lo seca; se le practican tres cortes y se lo coloca en un bol de loza con la zanahoria y las otras verduras, salvo el pimiento y el perejil; se le añade sal y pimienta y se lo deja macerar en el vino por dos horas.

Se enciende el horno, se unta una fuente con manteca, se acomoda la pieza en el centro, se cuela el líquido del adobo y con él se lo baña; se lo cubre con tiras de pimiento, se lo espolvorea con el tomillo; se incrusta, en cada corte, una hoja de laurel; se le coloca un poco de manteca cada tanto y se lo lleva a horno mediano por 25 minutos. En fuente aparte, untada con aceite, ají molido y otra hierba a gusto, colocar las rodajas de papa, salar y revolver con una espátula para que se condimenten. Se hornean cuidando de que no se pasen.

Cuando pescado y papas estén a punto, se retiran del horno, se ponen en una fuente, se derrite lo que queda de manteca y se lo baña con ésta. Se colocan las papas alrededor, espolvoreadas con perejil. Se pone un platito con una rodaja de limón a cada comensal y se acompaña con las tostaditas y con el mismo vino de la preparación. Es liviano y sabroso.

De postre: colocar en un bol grande yogur natural y una cucharada de arrope por persona; mezclar y llenar cada copa. Las frutas, a gusto: cerezas, frutillas, arándanos, kiwi, moras, peras. Las más grandes se cortan, las pequeñas van enteras: lucen muy lindas. Mantener en heladera y al servir, alegrar con hojas de menta.

Copas de yogur y frutos del bosque

Ingredientes: 200 g de yogur natural, 1 cda. de sirope de arce, 200 g de frutos del bosque.

En un bol echamos el yogur y el sirope, mezclamos bien y lo repartimos en los cuencos de servir. Después, añadimos las frutas enteras o cortadas en trocitos (nosotras las fresas las hemos cortado y las demas frutas las hemos puesto enteras) en cada cuenco y lo enfriamos en el frigorífico. •

Ir a trabajar con el perro, ¿de qué lado estás?
Artículo anterior Ir a trabajar con el perro, ¿de qué lado estás?
Artículo siguiente ¿Cómo vestirte según tu trabajo? El look infalible de acuerdo a tu profesión
¿Cómo vestirte según tu trabajo? El look infalible de acuerdo a tu profesión