Vida & Estilos
Historias de vida

“El niño que regresó del cielo”: la mentira literaria que llegará a la Corte

La historia de Alex, un nene que después de estar en coma volvió a la vida, se convirtió en un libro que vendió millones. Años más tarde, confesó que todo era mentira.

por Redacción Rumbos | twitter @RumbosDigital | Abril 14, 2018

Alex Malarkey sufrió en noviembre de 2014 un terrible accidente de tránsito junto a toda su familia. Su padre manejaba el vehículo del que Alex salió despedido y el fuerte impacto provocó que su cráneo se desprenda de su cordón espinal. Estuvo dos meses en coma y, luego de ese tiempo, despertó. Aunque quedó cuadripléjico, el niño podía hablar y eso fue lo que le permitió relatar una historia tan llena de éxitos como de mentiras.

Cuando recuperó la voz, Alex le aseguró a sus familiares y amigos que durante su tiempo en coma se había encontrado tanto con Jesús como con el diablo. Fue su padre, Kevin, quien lo convenció a escribir su experiencia en un libro que vendió millones.

En The boy who came back from Heaven (El niño que volvió del cielo), Alex contó, en primera persona y supervisado por su padre, una historia de muerte, superación y resurrección que conmovió a millones de lectores y logró ventas millonarias para la editorial Tyndale House.

Pero cinco años más tarde, la culpa invadió a Alex y utilizó su blog personal para hacer una confesión que sorprendió a muchos: “No morí. No fui al cielo. Lo dije porque pensé que con ello llamaría la atención”.

El “sincericidio” del joven, que ahora tiene 20 años, fue apoyado por su madre Beth, quien siempre encontró incongruencias en su historia y señaló a su marido, quien ya falleció, como el culpable de incitar al niño a creerse esa experiencia.

La madre de Alex contó que Kevin, su padre, estuvo inspirado en las palabras que un amigo de la familia le dijo mientras atravesaban el estado de coma: “Creo que Alex ha ido a estar con Jesús”. Una vez despierto, Kevin convenció al pequeño de que eso efectivamente había sucedido.

Ahora es el propio Alex quien denuncia a la editorial Tyndale House para que borre su nombre de esa historia. “La representación de la experiencia cercana a la muerte narrada en ese libro es falsa debido a que Alex no recuerda nada de lo sucedido durante su estado de coma”, señalan los abogados del joven en la demanda a la empresa. Además, solicitan que la editorial les informe acerca de todas las ganancias que obtuvieron a partir de libro de las cuales la familia no recibió ninguna.

El joven sostiene que el único que había firmado algo con la editorial fue su padre, quien hoy está muerto. Alex, que tiene recién ahora 20 años, vive de pensiones por discapacidad.

Adolescentes eternos: la ciencia confirmó a qué edad comienza la adultez
Artículo anterior Adolescentes eternos: la ciencia confirmó a qué edad comienza la adultez
Artículo siguiente Se casaron en el lugar donde se conocieron: un supermercado
Se casaron en el lugar donde se conocieron: un supermercado