Vida & Estilos
Familia

Los padres que dicen que son más felices ahora que tienen hijos, en realidad están mintiendo

Esa es la conclusión a la que llegó un estudio científico, aunque aclaran que no en todos los países es igual.

por Redacción Rumbos | twitter @RumbosDigital | Abril 19, 2018

Si alguien te dice que es más feliz desde que tuvo hijos, en realidad está mintiendo.

Esa es la conclusión a la que llegó un estudio publicado en el Journal of Marriage and Family, que se dedicó a analizar los resultados alcanzados por otras investigaciones, algo que se conoce como meta-análisis.

Si bien tener hijos puede dar a los padres un objetivo y un sentido en la vida, así como ampliar su círculo social, por alguna razón no los hace más felices. Al menos eso ocurre en Estados Unidos, donde se llevó a cabo la investigación.

Ahora, una nueva investigación ofrece una idea de por qué ocurre esto.

Será publicado en el número de septiembre del American Journal of Sociology e incluyeron a 22 países, algunos europeos y otros de habla inglesa, para ver cuáles eran los niveles de felicidad de personas con y sin hijos.

“La cultura dice que la paternidad es maravillosa, los chicos son increíbles, y es lo mejor que nos puede pasar”, dice Jennifer Glass, de la Universidad de Texas y una de las autoras del trabajo. “Entonces, ¿por qué vemos esta brecha? Eso es lo que nos motivó a investigar”, explicó.

Una de las conclusiones más interesantes a las que llegaron es que eso es algo que no se da en todos los países de la misma manera.

En promedio, un padre norteamericano dice ser un 12% menos feliz que uno que no tiene hijos. Es la diferencia (“gap”, en inglés) más grande que encontraron, seguida de lejos por Irlanda.

Sin embargo, eso no ocurre en otros ocho países (Portugal, España, Noruega, Finlandia, Suecia, Hungría, Rusia y Francia), en los que los padres dicen ser felices.

¿Por qué ocurre esto? Según los investigadores, es muy probable que sea por la legislación de Estados Unidos, que aumenta el estrés y la ansiedad que sienten los padres.

Estados Unidos provee una asistencia mínima a los padres, que se puede cuantificar en las licencias pagas, días de vacaciones y de enfermedad, pago de la guardería y flexibilidad en los horarios de trabajo.

Además, ser padre en Estados Unidos es muy caro, debido a las cuotas de los colegios privados y la falta de subsidios.

En 2012, el Departamento de Agricultura estimó que criar a un chico hasta los 17 años cuesta uno 235 mil dólares, y es el doble si en caso de que asista a la universidad.

En contraste, países como Noruega y Francia, tienen políticas sociales que apoyan a las familias. Al igual que Rusia y Hungría, que las mantienen desde la época soviética.

“El efecto negativo que tiene la paternidad en la felicidad de las personas, se explica totalmente por la falta de políticas sociales que ayuden a los padres a combinar sus trabajos con sus obligaciones familiares”, concluyeron en el trabajo.

Al respecto, las dos políticas más relevantes eran el costo de mantener a un niño y la falta de días de licencia por enfermedad y vacaciones.

En cambio, descubrieron que los días de licencia por paternidad no eran considerados tan importantes.

Mayor y Menor #765
Artículo anterior Mayor y Menor #765
Artículo siguiente Cuatro consejos para planificar mejor tus comidas y que no te agarren desprevenido
Cuatro consejos para planificar mejor tus comidas y que no te agarren desprevenido