Vida & Estilos
Salud

¿La copa menstrual no es tan segura como creíamos?

Un estudio la relaciona con una enfermedad grave y explica por qué es más peligrosa que el tampón.

por Paula Demarco | twitter @polydemarco | Abril 26, 2018

La copa menstrual se anunció con bombos y platillos como una alternativa más natural para reemplazar las toallitas higiénicas y los tampones en los días del período. Desde un principio, sus características llamaron la atención: está hecha de silicona médica hipoalergénica, dura 10 años y es reutilizable. Lo que además de hacerla amigable con el medioambiente, la convierte en una buena oportunidad para ahorrar dinero. Sin embargo, un reciente estudio no le tira tantas flores.

La Sociedad Americana de Microbiología y la Facultad de Medicina de la Universidad de Lyon realizaron un estudio en conjunto que concluyó en que las usuarias de copa menstrual tienen un mayor riesgo de contraer el síndrome del shock tóxico que las que usan de tampones.

El síndrome del shock tóxico, es causado por una toxina producida por algunos tipos de bacterias estafilococos y afecta a una de cada 100 mil personas, tanto hombres como mujeres. Según explica la enciclopedia médica MedlinePlus, es una enfermedad grave que se presenta con fiebre, shock y problemas con varios órganos del cuerpo. Los primeros casos de este síndrome afectaban a mujeres que estaban utilizando tampones. Sin embargo, hoy en día menos de la mitad de los casos están asociados al uso de este producto.

Para realizar la investigación los científicos analizaron 15 productos de higiene femenina (11 marcas de tampones y cuatro tipos de copa menstrual). Y se pudo verificar que la copa tiene un mayor crecimiento de la bacteria Staphylococcus aureus, que desencadena este síndrome. Además, identificaron que el tamaño de la copa tenía mucho que ver: cuanto más grande era, más aire ingresaba en la vagina y esto propiciaba el desarrollo de la bacteria.

Copa Menstrual

¿Qué dicen los médicos?

Al parecer no hay que alarmarse con este nuevo descubrimiento. El coordinador de ginecología de HM Hospitales y vicepresidente de la sección de asistencia privada de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), Manuel Marcos Fernández, explicó a El País que “los resultados de este tipo de estudios no siempre pueden extrapolarse a la práctica clínica”. A su vez, remarcó las pocas posibilidades de contraer la enfermedad y que en estos pocos casos también “influyen otros factores que no son el tampón o copa menstrual”.

Para tranquilidad de las usuarias de la copa, Fernández aseguró: “la copa menstrual sí puede ser una buena opción para prevenir el síndrome frente a los tampones” [lo contrario a lo que dice el estudio] sobre todo por los tejidos y materiales con los que se elaboran tampones y copas hoy en día. 

Por este motivo, es importante consultar con un médico para que pueda explicarnos el correcto uso y minimizar los riesgos. Según explica el prospecto de la copa, es necesario mantener unas medidas básicas de higiene y manutención del producto ­­—como hervirla tras su uso—, ya que esto es lo que previene el crecimiento de bacterias.

Ante esta noticia, la empresa Mooncup, fabricante de copas menstruales, advirtió que, “como el síndrome está asociado al uso de dispositivos anticonceptivos intrauterinos o dispositivos anticonceptivos intravaginales, copas menstruales y tampones, en caso de notar algún síntoma es necesario extraer el producto y acudir al médico de inmediato“.

Creer que lo hacemos bien influye en los resultados del entrenamiento
Artículo anterior Creer que lo hacemos bien influye en los resultados del entrenamiento
Artículo siguiente La estrategia de la hija de Vero Lozano para evitar que le pidan fotos a su mamá
La estrategia de la hija de Vero Lozano para evitar que le pidan fotos a su mamá