Vida & Estilos
¿Da o no da?

El debate detrás de una empresa que vendía leche materna embotellada

Le pagaba a mujeres de Camboya para que se la extraigan, seleccionaba la de mejor calidad y se la vendía a madres estadounidenses, pero tuvo que cerrar después de que se desatara un escándalo entre ambos países.

por Paula Demarco | twitter @polydemarco | Mayo 17, 2018

Se sabe que la leche materna es el mejor alimento para el bebé. Pero muchas veces las políticas de Estado no acompañan a las madres para que puedan cumplir con la recomendación de Unicef y la Organización Mundial de la Salud (OMS) de lactancia exclusiva durante los primeros seis meses. Es allí cuando la leche de fórmula entra en juego para permitir que muchas mujeres puedan volver a sus trabajos sin dejar de alimentar a sus pequeños* y como solución para aquellas que no pueden amamantar o no logran satisfacer a su bebé (según las estadísticas, una de cada 20 madres).

En 1865, cuando el alemán Justus von Liebig creó la leche de fórmula con el fin de acabar con el hambre y la mortalidad infantil (antes de la medicina moderna uno de cada 100 partos terminaba con la vida de la mamá) fue vista como un milagro. Pero lentamente se fue descubriendo que los niños que la tomaban se enfermaban más o que algunas empresas negligentes ponían en ellas químicos que podrían afectar su salud [En 2008, hubo un escándalo en China cuando se hallaron químicos industriales en una marca que intoxicaron a trescientos mil niños y mataron a algunos de ellos]. Además, en los últimos años aumentó la cantidad de personas que prefieren las opciones más naturales y, en esta línea, muchas mamás quieren evitar los químicos para sus hijos.

Ante esta situación, una empresa estadounidense comenzó a comercializar leche materna embotellada para todas aquellas mamás que no quieren reemplazar su leche con la de fórmula. Se trata de Ambrosia Labs, un laboratorio de Utah, fundado en 2015 por el mormón Bronzson Woods, que compraba, purificaba y envasaba leche materna en packs por 147 ml, y la vendía por 20 dólares. Hablamos en pasado porque en 2017 tuvo que cerrar sus puertas luego de un escándalo que se desató entre Camboya y Estados Unidos.

Ambrosia Labs, la empresa que comercializa leche materna

La compañía de Woods operaba una instalación de donación en Camboya, donde las madres recibían una compensación de entre 50 centavos y 1 dólar por cada 30 ml de leche. Pero el comercio se vio detenido el año pasado luego de que el gobierno del país asiático prohibiera la venta y exportación de leche materna extraída localmente, después de recibir informes en los que se manifestaba cómo las mujeres recurrían al controvertido comercio para aumentar sus escasos ingresos.

Ante esta situación, Ambrosia Labs defendió su negocio alegando que el modelo alentaba a las mujeres de países emergentes a continuar amamantando, que les proporcionaba ingresos adicionales “muy necesarios” y que las ayudaba a cubrir la escasez de bancos de leche en los Estados Unidos. “No les estamos quitando la leche a esos niños”, explicó Ryan Newell copropietario de la empresa a Associated Press, y agregó: “Simplemente estamos tomando el extra que esas madres estarían perdiendo si empiezan a destetar a sus hijos”.

Pero el escándalo no solamente vino del Sudeste Asiático, en Estados Unidos también salieron a hablar los especialistas y a plantear algunos dilemas respecto a este comercio. Amanda Ottley, coordinadora de servicios de lactancia para el Departamento de Salud del Condado de Utah, quien también administra Mother’s Milk Depot, una instalación de donación para un banco de leche con sede en Denver, advierte sobre los riesgos de comprar leche en internet o de que las madres “compartan su leche”. Según la especialista, el producto corre riesgo de portar bacterias infecciosas y los estudios de ventas entre pares han encontrado transmisiones de enfermedades como la sífilis, la hepatitis y el VIH.

Pero, en este caso, Ambrosia Labs, se resguarda explicando que su producto se analiza primero y luego es pasteurizado antes de ser envasado para mantener las propiedades saludables.

Lo cierto es que la empresa aun continúa cerrada y se ha abierto otro debate sobre la comercialización de leche materna respecto a si es o no un tejido humano como la sangre. De ser considerado de esta forma no sería legal este tipo de comercio entre países. En esta línea, Iman Morooka, portavoz en Camboya de la agencia de la ONU declaró: “La leche materna puede considerarse como un tejido humano, como la sangre, y su comercialización tendría que estar prohibida”.

¿Vos, comprarías leche materna para tus hijos?

*Es cierto que muchas madres optan por sacarse leche, pero también es real que hacerlo en el trabajo es difícil e incómodo y que a la larga el cuerpo va generando menos.

Las zapatillas de “Volver al futuro” llegaron a la Argentina y cuestan una fortuna
Artículo anterior Las zapatillas de “Volver al futuro” llegaron a la Argentina y cuestan una fortuna
Artículo siguiente La hermana de Calu Rivero posó semidesnuda para darle una lección a las mujeres
La hermana de Calu Rivero posó semidesnuda para darle una lección a las mujeres