Ciencia
Un héroe

La historia del hombre que le salvó la vida a 2,5 millones de bebés

James Harrison tiene 81 años y lo llaman "el hombre del brazo de oro".

por Redacción Rumbos | twitter @RumbosDigital | Mayo 17, 2018

Cuando tenía 14 años, un australiano llamado James Harrison fue sometido a una dura operación en la que le sacaron un pulmón. Era el año 1951 y el procedimiento llevó siete horas y le costó tres meses poder salir del hospital.

Pero Harrison sobrevivió, en parte gracias a varios donantes de sangre.

“Mi padre me dijo que recibí 13 unidades de sangre y que mi vida fue salvada por extraños”, le dijo Harrison a CNN.

Por eso, cuando cumplió 18 y la ley finalmente se lo permitió, Harrison comenzó a donar sangre a la Cruz Roja australiana. Nunca le gustaron las agujas, pero no dudó en mirar hacia otro lado al momento del pinchazo y devolver la sangre que recibió.

Mientras tanto, en Australia había miles de bebés con problemas: desde abortos espontáneos, hasta desarrollo cerebral.

“En Australia, hasta 1967, literalmente morían miles de niños por año, y los doctores no sabían por qué, era horrible”, contó Jemma Falkenmire, de la Cruz Roja. “Las mujeres estaban teniendo numerosos abortos involuntarios, niños que nacían muertos o con daño cerebral”.

Resultó que esos bebés estaban sufriendo la enfermedad hemolítica del recién nacido (EHRN), una condición que usualmente ocurre cuando una mujer con sangre Rh-negativo queda embarazada de un bebé Rh-positivo. Esa incompatibilidad hace que el cuerpo de la madre rechace las células rojas de la sangre del feto.

Entonces, los médicos se dieron cuenta que era posible prevenir la EHRN inyectando a las madres un tratamiento basado en un raro anticuerpo que tenían algunas personas.

Investigaron los bancos de sangre y encontraron a una persona que tenía ese anticuerpo: era un donante de Nueva Gales del Sur, un tal James Harrison.

Para entonces, Harrison venía donando sangre regularmente durante la última década. Y no dudó en aceptar que los científicos experimenten con su sangre, en una investigación que se llamó Programa Anti-D.

“Mi pidieron que sea su conejillos de indias, y vengo donando sangre desde entonces”, contó Harrison.

Así desarrollaron la inyección Anti-D, usando plasma de la sangre de Harrison.

Él siguió donando durante los últimos 60 años, y su plasma salvó a millones de bebés. Ya que el 17% de las mujeres embarazadas de Australia requieren de este tratamiento, se estima que Harrison ayudó a unos 2,4 millones de niños.

“Cada una de las ampollas de Anti-D hechas en Australia, tiene a James adentro”, explicó Robyn Barlow, el coordinador del programa que encontró a Harrison. “Él salvó a millones de bebés. Lloró solo de pensar en eso”.

Si bien no están seguros de por qué el cuerpo de Harrison produce naturalmente este raro anticuerpo, sospechan que está relacionado con todas las transfusiones que recibió de joven.

“Probablemente mi único talento es que puedo ser donante de sangre”, dijo Harrison, quien donó sangre en al menos 1.173 ocasiones y llaman “el hombre del brazo de oro”.

“Nunca veremos a otro como él”, dijo Barlow al Sydney Morning Herald y agregó: “Que siga bien y en forma, con sus venas fuertes para poder seguir donando sangre durante tanto tiempo es muy, muy raro”.

Actualmente, hay 200 donantes calificados para el Programa Anti-D y los médicos esperan que ese número crezca.

“Espero que alguien rompa mi récord, porque significará que están comprometidos con la causa”, concluyó Harrison, que por tener 81 años superó la edad límite y ya no podrá volver a donar.

Cómo saber si tu pareja ya no es feliz a tu lado según su signo del zodíaco
Artículo anterior Cómo saber si tu pareja ya no es feliz a tu lado según su signo del zodíaco
Artículo siguiente Fue a “Ojos que no ven” y en realidad lo que quería era sacar a su familia de la calle
Fue a “Ojos que no ven” y en realidad lo que quería era sacar a su familia de la calle