Ciencia
Antropología

Historia de la humanidad: ¿Cuándo se realizó el primer funeral?

Una investigación concluyó que los entierros rituales son una práctica relativamente reciente.

por Víctor Laurencena | Mayo 19, 2018

Cuando uno se pregunta qué es lo que distingue a los humanos del resto de los animales, se está metiendo en un verdadero lío.

El lenguaje no es patrimonio sólo de nuestra especie (homo sapiens) como tampoco lo es el establecimiento de los lazos sociales, ni el uso de herramientas… ni el dolor ante la muerte.

Sin embargo, mientras que es cierto que otros animales se lamentan por el fallecimiento de un ser cercano y se consuelan mutuamente, ninguno tiene rituales tan complejos como los nuestros a la hora de “despedirlos”.

En 1908, el hallazgo de los restos de un fósil de neandertal en una cueva de Francia, dio el primer indicio de la celebración de funerales fuera de nuestra especie.

Los hermanos y curas franceses Jean y Amédée Bouyssonie, autores del descubrimiento, analizaron los restos de 50.000 años de antigüedad y concluyeron que fue enterrado intencionalmente, ya que estaba en posición fetal y rodeado de herramientas. Más aún, se arriesgaron y afirmaron que quienes lo enterraron creían en la vida después de la muerte.

Sin embargo, los antropólogos descreían de ellos, en parte porque eran curas y en parte por sus dudosas técnicas de excavación. Recién en 2013, un artículo publicado en PNAS afirmaba que, aunque sea, ese neandertal había sido enterrado intencionalmente y con cuidado.

Ahora, después de décadas de ser caracterizados como brutos y simplones, se sabe que el homo neanderthalensis, más conocidos como hombres de neandertal, tenía una cultura al menos tan rica como la de los homo sapiens que fueron sus contemporáneos.

Pero si se trata de hallar el entierro ritual más antiguo de todos, había otros dos candidatos.

Uno es la Sima de los Huesos de Atapuerca, en España. Según su sitio oficial, se trata de “la mayor acumulación de fósiles humanos del planeta. Se trata, probablemente, de la primera acumulación conocida de cuerpos humanos de origen antrópico [relativo al género homo]”.

Allí, encontraron huesos de 28 individuos de la especie Homo heidelbergensis, ancestros de los neandertales, que vivieron en esa zona hace nada menos que 400.000 años.

La humanidad realiza funerales desde hace mucho tiempo del que se creía

En 2012, Juan Luis Arsuaga, uno de los directores del yacimiento de Atapuerca, afirmaba que “se trataría del primer santuario de la humanidad” y que era “la prueba más antigua de un comportamiento funerario y de una acumulación colectiva” de restos fósiles humanos. Una de los mayores indicios de esto es que en el lugar se encontró un hacha elaborada con un material poco frecuente en la zona, por lo que se interpretó que era un enterramiento con sentido simbólico.

El otro candidatos a ser el funeral más antiguo es el de la cueva Rising Star, cerca Johannesburgo, en Sudáfrica. En este caso encontraron restos de homo naledi, que tenía un cráneo bastante más pequeño que el del homo heidelbergensis. Al tener esta característica primitiva, se creía que había vivido hace dos millones de años, mucho antes de lo que luego se terminó confirmado, unos “escasos” 300 mil años atrás.

La humanidad realiza funerales desde hace mucho tiempo del que se creía

Sin embargo, un artículo reciente publicado en PNAS plantea que estas dos acumulaciones de huesos pudieron haber sido producto del azar.

Para este trabajo, se utilizó un algoritmo que comparó la distribución estos restos humanos encontrados España y Sudáfrica, con otros lugares en donde se hallaron huesos de animales depositados casualmente y otros lugares con huesos humanos que sin duda fueron enterrados simbólicamente.

“Empleando algoritmos de aprendizaje como los que emplea Amazon para predecir el comportamiento de los clientes o los que utilizan los coches autónomos, pedimos que nos interpreten qué es la Sima de los Huesos y qué es el yacimiento de los naledi”, explicó Manuel Domínguez-Rodrigo, investigador de la Universidad Complutense de Madrid y coautor de la investigación.

¿Qué concluyeron? En pocas palabras, que tanto en el yacimiento de España como en el de Sudáfrica, la distribución de los fósiles coinciden con otros lugares en donde se hallaron restos humanos o de babuinos que no fueron depositados a propósito.

Sí, son humanos los restos de estos dos yacimientos pero pudieron haber sido el resultado de la casualidad o la culpa de otros animales que se alimentaron de esos cuerpos.

“Lo que el estudio sí ha puesto de relieve sin ambigüedad es que la interpretación actual del equipo de Atapuerca de que la Sima es una acumulación antrópica con mínimo impacto de carnívoros hay que recharzarla. El estudio muestra que o bien es natural o si es antrópica ha sufrido una alteración de carnívoros considerable lo cual obliga a plantear qué carnívoro ha sido ya que los osos normalmente casi no modifican los huesos”, concluye Domínguez Rodrigo.

En ese sentido, harán falta más trabajos para saber si esas especies tenían una idea de la vida más allá de la muerte, ya que, según Domínguez Rodrigo,“la evidencia no permite asegurar que ninguna de las dos acumulaciones haya sido realizada por homínidos”.

Quien no está muy de acuerdo con este trabajo es el codirector de los yacimientos de Atapuerca, José María Bermúdez de Castro. Para él, no hay dudas de que fueron los heidelbergensis quienes pusieron los huesos allí. “Otra cosa es que se discuta si lo hicieron con una intención ritual, como hicieron los neandertales o hacemos nosotros”, agregó aunque aclaró que a él no le extrañaría, “porque los heidelbergensis son casi neandertales”.

“Para escribir un artículo científico hay que visitar los yacimientos. Estos autores no conocen el yacimiento y eso es bochornoso”, concluyó Bermúdez de Castro.

Con esta investigación se derriba una de las evidencias más grandes de que estas especies que vivieron hace 300 y 400 mil años tenían pensamiento simbólico.

Más allá de que hayan sido ellos los que depositaron huesos, eso no quiere decir que necesariamente  lo hayan hecho porque creían en una vida después de la muerte para honrar a los fallecidos.

Como dijo alguna vez el primatólogo holandés Frans de Waal, si los chimpancés se volvieran sedentarios, pronto notarían que los cadáveres de los miembros de su grupo atraen a peligrosos depredadores y “no excedería en absoluto la capacidad mental del simio resolver el problema cubriendo los cadáveres malolientes o quitándolos de en medio”.

Así que por ahora, sólo hay dos especies que celebran funerales (el neandertal y el homo sapiens) y los hacen al menos desde hace 50 mil años.

Mar del Plata: una casa de té salida de un cuento de hadas
Artículo anterior Mar del Plata: una casa de té salida de un cuento de hadas
Artículo siguiente Apenas nació fue separado de su madre y logró encontrarla 40 años después
Apenas nació fue separado de su madre y logró encontrarla 40 años después