Tecno
Innovación

Construyen viviendas en un día con impresoras 3D, ¡y son mucho más baratas!

Una empresa constructora y una fundación sin fines de lucro apuestan a este moderno sistema para generar acceso a la vivienda en las regiones más pobres. Conocé de qué se trata este plan.

por Gisela Carpineta | twitter @gcarpineta | Mayo 25, 2018

En 2014, el joven Gino Tubaro (22) sorprendió al mundo con el diseño de sus prótesis fabricadas a través de impresoras 3D. Los planos de “manos mágicas” partieron desde el sur de la Ciudad de Buenos Aires al resto de la planeta gracias a que liberó la licencia para que cualquiera pudiera utilizarlos sin tener que pagar por los derechos.

Gracias a este proyecto (y varios otros), diferentes compañías comenzaron a buscar soluciones en las impresoras 3D más allá de adornos, juguetes o productos del merchandising.

Hace unas semanas, Icon –la empresa de constructora– y New Story –organización sin fines de lucro que construye viviendas en el mundo– realizaron en conjunto una prueba de concepto de una casa a partir de una impresora 3D.

“Si esto funciona, literalmente cambiará la forma como se crean alojamientos”, afirmó Brett Hagler, presidente ejecutivo y cofundador de New Story, y uno de los máximos impulsadores de este nuevo proyecto de inclusión.

¿Una casa en 12 horas?

La casa construida a través de este método cuenta con 35 metros cuadrados, costó US$ 10.000 en concreto y se hizo en tan solo 48 horas. Desde la constructora afirmaron que el objetivo final es construir una versión de 60 metros cuadrados y reducir significativamente el costo, utilizando una combinación de economía de escala y mejoras en la máquina de impresión de 3D, lo que demandaría entre 12 y 24 horas.

La primera casa realizada con impresora 3d se levantó en El Salvador y tiene como objetivo principal construir 100 más financiadas en su mayoría por donantes de Silicon Valley. Sin embargo, las casas no serán un donativo.

“Las familias acordaron una hipoteca sin intereses y sin fines de lucro que pagarán a 10 años”, explicó Hagler. La cuota será de US$ 30 al mes y el salario mensual promedio en las zonas rurales de El Salvador es de US$ 360, según informaron desde el Ministerio de Economía.

Casas con impresoras 3D

El dinero recaudado será destinado a pagar más casas en el futuro o al mantenimiento de las estructuras existentes. Hagler afirmó que el modelo de hipoteca creará “respeto y dignidad” dentro de la comunidad.

¿Cómo funciona?

Al igual que la impresión de 3D de pequeña escala, el sistema funciona agregando material capa por capa. En este caso, se trata de mortero (similar al concreto) que sale por una manguera grande y se construye, también, por capas.

El robot sigue los planos creados utilizando un software de diseño CAD típico. Esto significa que los propietarios pueden crear sus propios diseños o elegir uno de una base de posibles configuraciones.

El alto y ancho de cada casa está limitado por el tamaño de un enorme marco metal que opera autónomamente cuando se le dan instrucciones. “Podemos imprimir hasta 3,35 metros con esta máquina”, dijo Alex Le Roux, presidente ejecutivo de Icon.

Hagler cree que la maquinaria podrá ser operada por trabajadores de construcción locales y se espera que el costo más bajo de cada unidad conduzca su vez a que haya más demanda para construir más casas.

¿Qué pensás sobre esta iniciativa?

Las 11 claves de Aristóteles para tener una vida feliz
Artículo anterior Las 11 claves de Aristóteles para tener una vida feliz
Artículo siguiente Fotos tomadas desde el aire y que todo perfeccionista amará
Fotos tomadas desde el aire y que todo perfeccionista amará